El dilema de la desregulación: reflexiones sobre el sistema de salud Argentino

Por Mgter. Juan M Ibarguren

Secretario General de CAMEOF

El sistema de salud arrastra asimetrías que profundizan un problema estructural que alguna vez los argentinos deberemos asumir. Asumir no se refiere a prácticas declarativas o medidas cosméticas que terminan por acumular las distorsiones ya existentes en el complejo, desintegrado, superpuesto e ineficaz sistema argentino de salud.

La desregulación del sistema es una necesidad en la medida que hemos sufrido un sistema regido por regulaciones absurdas y un estado presente que en salud brilló por su ausencia durante los últimos 20 años.

Si revisamos la evolución de algunas variables que son parámetros determinantes en el cuadro de situación de los prestadores de salud, podremos arribar a algunas conclusiones.

En la serie que abarca el año 2005 al 2020. Las Obras Sociales (OS) y las Empresas de medicina prepaga (EMP) aumentaron 46 veces sus ingresos, los costos de la oftalmología se incrementaron 36 veces y los aranceles oftalmológicos 12 veces.

La brecha al 2020 entre Costos y Aranceles en oftalmología ascendía a 190%.

En el lapso entre el 2020 y 2021 pandemia del Covid-19 y la larguísima cuarentena definida por el gobierno Nacional ,los prestadores debieron ser asistidos económicamente con ATP y préstamos por la caída en la actividad producto de las restricciones de la cuarentena , muchas veces aprovechada por algunos financiadores que incurrieron en actos de discrecionalidad científica prorrogando o no autorizando tratamientos ( algunos de ellos de urgencias impostergables) .

En ese periodo los afilados pagaron sus cuotas en el caso de las EMP o se les retuvo parte del salario en el caso de las OS sin que los mismos ejecutaran gastos ,lo que les generó un excedente y consecuente incremento de sus reservas técnicas y sus ganancias .En ambos períodos mencionados la sistemática demora y extensión en los plazos de pago a los prestadores, incrementaron con instrumentos financieros esas reservas o excedentes del sector financiador.

En contraste tenemos un sector prestador golpeado humana, económica y financieramente por los efectos de la pandemia y la cuarentena.

Durante el gobierno de Alberto Fernández, promotor de la cuarentena más larga de la historia ,las variables se comportaron de la siguiente manera, con el agregado de una inflación más pronunciada, descontrolada en el final del mandato y el efecto distorsivo en los precios relativos.

Entre diciembre de 2018 y diciembre 2023 en valores acumulados, la inflación llegó al 1175%, la inflación del sector salud 1380%, las empresas de medicina prepaga aumentó 767% y los Aranceles 690%. La diferencia entre el aumento de las cuotas de las EMP y los aranceles médicos se generaron debido a que a pesar de haber un índice determinado por la Superintendencia de Servicios de Salud en donde las primeras resoluciones de esta obligaban a las EMP a aumentar los aranceles de los prestadores en el mismo porcentaje que la cuota. Además del incumplimiento de algunos de manera flagrante de dichas resoluciones en perjuicio de los médicos, luego desde la UAS acordaron trasladar sólo el 90% de los aumentos. Con lo cual la brecha entre aranceles y costos ascendía a diciembre de 2023 a 684%. Si consideramos el atraso del periodo precedente asignable que es del 153%, la brecha llegaba al 837% a diciembre 2023.

Durante el gobierno del presidente Milei y a partir de DNU-70-2023 se modifica el marco regulatorio de la medicina prepaga y las obras sociales. Con la eliminación de las restricciones de precios a la industria prepaga los variables acumuladas tuvieron la siguiente evolución, aclarando que la devaluación, la faltantes de insumos que venían desde el gobierno anterior y el incremento exponencial del rubro medicamentos, prótesis y descartables profundizó asimetrías.

Las variables ,considerando el legado de Fernández más el primer trimestre de Milei fueron las siguientes:

La inflación acumulada 1559%, Costos en salud 1676%, aumento de las EMP 1636% y el aumento de los aranceles 991%.

Repitiendo el análisis anterior si a la brecha de este período en términos de valores acumulados con respeto a la Inflación por ejemplo 1559% – 991% = 568%, se le agrega el 153% (2005 – 2018), la brecha con respecto a la inflación es del 721%.

Pero si lo comparamos contra la evolución de los costos 1676% – 991% + 153% = 838% y plazos de pago promediando 60, 90 y en algunos casos 120 días.

En conclusión, luego de un gran esfuerzo de la población, de los afiliados y pacientes, sancionado el DNU, del que nadie duda tiene como objetivo mejorar o corregir por medio de las fuerzas del mercado y la competencia el acceso a la salud de calidad de los pacientes ,nos encontramos en la situación aquí demostrada numéricamente que la gente cada vez paga más y los médicos cada vez cobran menos y los servicios no mejoran ni están a la expectativa de los afiliados .

La conclusión provisoria de este escenario puede resumirse haciendo referencia o analogía en la cita hiciera en un exquisito seminario de ciencias políticas de UCEMA. El profesor de teoría política , Enrique Aguilar refiriéndose a otra temática, pero totalmente asignable a está situación ,citaba a Isaiah Berlin “La libertad de los lobos es la muerte para los corderos”

La desregulación es necesaria, pero cuidado con la subitaneidad del tránsito.

Salir de la versión móvil