El Mercado de las Pulgas y los Silos de Dorrego, 2 icónicos del barrio

Recorremos la historia de estos dos icónicos puntos de Colegiales, El Mercado de las Pulgas y los Silos de Dorrego

Sobre la Av. Dorrego del barrio de Colegiales tenemos dos lugares icónicos propios del barrio. Esos son el Mercado de las Pulgas y los Silos de Dorrego. Estos dos lugares han sido emblemas del barrio y lo siguen siendo hasta el día de hoy. El Mercado de las Pulgas funciona como un lugar para poder encontrar todo tipo de artesanías y antigüedades. Los Silos de Dorrego eran una antigua fábrica de harina y silos para cereales que fue transformada para hoy en día funcionar como viviendas.

Primero nos vamos adentrar en la historia del Mercado de las Pulgas. Éste abrió sus puertas en 1988 y funcionó durante 18 años consecutivos hasta diciembre de 2005, fecha en que se mudó a un predio cercano. En 2011 fue reinaugurado en su emplazamiento original, en las calles Álvarez Thomas y Dorrego. La estructura y los puestos fueron totalmente renovados, se instalaron luces nuevas y se construyeron mejores accesos y dársenas para poder estacionar con los vehículos.

El galpón donde hoy funciona el mercado del barrio de Colegiales abrió en el año 1930. Es un galpón de estilo inglés que tenía como fin el acopio de frutas y verduras. Tenía dos pisos y por el sótano entraban los trenes con la mercadería que llegaba desde el interior. De esa manera funcionó hasta 1984 cuando quedó abandonado. 

Durante el año 1988, el intendente de Buenos Aires Facundo Suárez Lastra tomo la decisión de instalar en ese lugar a los vendedores ambulantes para así evitar la venta callejera. Fue un proyecto que duró poco ya que había pocas ventas. Los vendedores fueron emigrando y quedaron muy pocos, quienes lo convirtieron en el actual Mercado de Pulgas, cuya actividad principal es la compra-venta de objetos y de antigüedades.

Pasillos del Mercado de las Pulgas

Durante la gestión 2015 – 2019 se realizaron obras de puesta en valor que consistieron en: reemplazo de chapas traslúcidas de todo el techo que se encuentran calcificadas, reparación de pluviales ineficientes, reparación de filtraciones y rajaduras, y reparación de puertas de ingreso. Actualmente se hicieron trabajos de demarcación y señalización para cumplir con el distanciamiento social.

Hoy en día el mercado posee 170 puesteros, registrados por el Gobierno de la Ciudad. Todos tributan y hay actividades variadas: restauradores, anticuarios, venta de luminaria antigua y moderna, etcétera. Está en la manzana rodeada por las calles Dorrego, Álvarez Thomas, Concepción Arenal y Enrique Martínez. Abre de martes a domingo de 10 a 19 horas.

Se trata de un lugar visitado por turistas y coleccionistas de todo el mundo. Incluso, el reconocido programa “El Precio de la Historia” hizo un especial desde allí en el 2012 por la variedad de mercadería y la impronta que tiene el lugar. El mercado de las pulgas tiene una capacidad máxima de 200 asistentes. 

El mercados de pulgas en Buenos Aires es considerado como paseos exclusivo, no sólo para adquirir obras de arte que están perdidas en el tiempo, sino también para renovar casas, departamentos, oficinas, locales, negocios y jardines. Y, también, para hacer un paseo distinto.

Hay muchos rubros que volvieron a funcionar: muebles antiguos y/o restaurados, iluminación, vajilla, elementos de decoración usados, juguetes viejos, artículos de campo decorativos. También se agregó señalización dentro del mercado: Demarcación con flechas en el piso indican el sentido de circulación dentro del mercado. Volvieron a trabajar 140 personas. Aquellos permisionarios que pertenezcan a la población de riesgo, no van a abrir o podrán nombrar a un auxiliar para abrir su local. 

Mercado de las Pulgas

Dentro del mercado podemos encontrar desde antigüedades y artículos de decoración hasta muebles realizados a partir de materiales reciclados, vajilla, sillones, escritorios, bibliotecas, roperos, cuadros, espejos, baúles y todo tipo de objetos de decoración. Además de la venta al público de productos, se ofrecen servicios de restauración. En el caso de los muebles, se hacen trabajos de pulido, encolado y lustre de las piezas. Es recomendable ir con tiempo para disfrutarlo a pleno.

El Mercado de Pulgas es un punto de interés característico del barrio de Colegiales, justo donde termina la zona de Palermo Hollywood. Además de todas las cosas ya nombradas también podemos encontrar todo tipo de curiosidades- muebles, pinturas, esculturas, mármoles, bronces, cristales, piedras, joyas, platería, porcelanas, música, instrumentos, vestimentas, etc.- y donde se destacan las antigüedades en mobiliario, obras de arte y objetos de todas las épocas y estilos.

Dentro del recorrido por el mercado podemos toparnos con todo tipo de personajes, entre la fusión de bohemia y objetos de calidad, como en un gran cambalache: tarotistas, vendedores de sifones de vidrio, en medio de locales del ‘70 con ofertas que incluyen desde lámparas hasta muebles y objetos de valor. Es un predio inmenso, techado, con baños y confiterías para tomar lo que se desee y descansar después de tanto caminar. 170 locales provocan y evocan sensaciones del pasado, de la niñez: hay recuerdos allí y aquí, curiosidades que despiertan la memoria.

Hay 5 sectores definidos por zonas de colores y 6 locales sobre la calle Enrique Martinez denominada «el paseo de los Artesanos». Además de la venta al público de productos se ofrecen servicios de restauración. En el caso de los muebles, se hacen trabajos de pulido, encolado y lustre de las piezas.

Por otro lado tenemos los famosos Silos de Dorrego. Siendo una imponente construcción, ocupa desde principios del siglo pasado, la manzana delimitada por Conesa, Concepción Arenal, Zapiola y Dorrego. Hoy en día es un complejo habitacional y profesional de arquitectura muy particular.

Silos de Dorrego

Este lugar, antiguamente, era un molino que pertenecía a una empresa acopiadora de granos y productora de harina. Este molino era conocida por el nombre de Molino Minetti. Éste se instaló en el barrio de Colegiales en el año 1921 con la construcción del primer edificio ladrillero y los primeros silos sobre la avenida Dorrego, la cual en 1927 se completó con otro cuerpo de edificio y otra batería de silos.

Esta empresa alcanzó tal magnitud, que un viejo ramal del Ferrocarril Mitre desprendido de su traza original, entre las estaciones Colegiales y Tres de Febrero descargaba mercadería en la fábrica. Luego también abastecía al Mercado Dorrego (hoy, Mercado de las Pulgas) y seguía su rumbo hasta conectar con el Ferrocarril San Martín, en las inmediaciones de Villa Crespo.

Este ramal fue cayendo en desuso a medida que el progresivo poblamiento de villa de Colegiales iba obstruyendo las vías. En 1978 el Gobierno Militar erradicó el asentamiento aunque Molinos Minetti casi al mismo tiempo desarticuló su planta y el complejo quedó en estado de abandono durante varios años. A mediados de los Noventa, comenzó a poblarse nuevamente. Pero en esta ocasión, ya no por los trabajadores harineros sino por empleados de oficina y gente que lo escogió como vivienda, dado que la estructura original fue reciclada y convertida en modernos lofts, aunque manteniendo su  singular fachada.

Silos de Dorrego antiguamente

Si se presta atención, se pueden observar las antiguas vías penetrando en el complejo de los Silos, a la altura de Conesa y Concepción Arenal. Las sucesivas capas de pavimento taparon prácticamente todo el ramal, pero no pudieron cubrir un pequeño tramo donde queda en evidencia el desprendimiento que el tren carguero hacía cerca del cruce del Mitre con la avenida Jorge Newbery.

Durante aquella época realmente eran pocos los edificios importantes en la zona y en estos terrenos no existía traza urbana. El Molino tenía una red de vías que lo comunicaban con el ferrocarril, para el transporte de granos. Es un lugar que posee una estructura de 30 x80 metros. La recuperación de estas construcciones industriales para viviendas y oficinas planteó para el edificio ladrillero, un conjunto formado por dos cuerpos adosados que generan grandes plantas continuas de aproximadamente.

Manteniendo sus fachadas se produjo un tajo longitudinal generando un patio-calle que, conservando la estructura portante original de 5 pisos de altura, es atravesado por vigas, columnas, puentes y escaleras metálicas que recrean el carácter original fabril del edificio.

La estructura no respondía a criterios ordenados geométricamente sino a los distintos requerimientos del uso primitivo por lo tanto los espacios resultantes son distintos entre sí, tanto en planta como en corte, permitiendo algunos por su altura, la construcción de entrepisos.

Silos de Dorrego actualmente

La intervención en los silos implicaba un alto compromiso al tener que llenar un vacío, abriendo a su vez la piel sin desvirtuar su carácter. Los espacios intersilos se usaron para las canalizaciones verticales y núcleos sanitarios, completándose el equipamiento del conjunto con un jardín con piscina y canchas de paddle.

Así que ya saben, después de adentrarnos en la historia de estos dos iconos del barrio ya podemos armar y planear nuestra visita para poder conocerlos en persona y disfrutar todo lo que tienen para ofrecer.

Links interesantes para descubrir

Palermonline. | OnLine en Palermo desde 1999.
Palermo Tour. | Turismo en Palermo.
Noticias Recoleta |Recoleta a fondo.
Belgrano News. |Belgrano mucho más que un Barrio.
Colegiales Noticias | Colegiales. El barrio que crece.
Chaca News | Chacarita. Un sentimiento.
Noticias Abasto |Abasto, historia y futuro.
Salir de la versión móvil