Era una banda liderada por dos mujeres de origen peruano. Tras diez allanamientos dentro del barrio Zavaleta, la Policía de la Ciudad secuestró más de 3 mil dosis de cocaína, pasta base y metilona, una droga sintética relacionada a ataques de canibalismo producidos en Estados Unidos y Brasil.

Dos mujeres de origen peruano imputadas de liderar una organización criminal dedicada al narcomenudeo dentro del barrio Zavaleta fueron detenidas, tras una serie de diez allanamientos realizados por efectivos de la Policía de la Ciudad.

La investigación se inició en el mes de febrero luego de una denuncia anónima al 911 que indicaba que dentro de un sector del barrio Zavaleta se comercializaban estupefacientes. De esta manera la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N° 31, a cargo del Dr. Rolero Santurain, ordenó a las brigadas de la Dirección de Lucha Contra el Tráfico y Venta ilegal de Drogas de la Policía de la Ciudad tareas investigativas para determinar si efectivamente se desarrollaba dicha actividad ilegal en el lugar.

Es así que se realizaron tareas de campo que incluyeron vistas fotográficas, vigilancias estáticas de las personas investigadas donde se pudo comprobar fehacientemente la actividad desarrollada  y el modus operandi de la organización que dividía la venta conforme a puntos de venta por turnos y pintando, de distintos colores y cada tres días, las fachadas de los lugares investigados alterando la numeración visible con el fin entorpecer el posible accionar policial.

Con los resultados obtenidos el Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 21 a cargo de la Dra. Cristina Lara, ordenó una serie de allanamientos en forma simultánea en diez domicilios en horas de la madrugada.

Como resultado de los procedimientos, y ante la presencia de testigos, se secuestraron  3.364 dosis de cocaína, 206 gramos de pasta base y 8 gramos de metilona considerada más poderosa que el éxtasis y relacionada por sus efectos con ataques de canibalismo producidos en Estados Unidos y Brasil. Las sustancias eran escondidas en cajas fuertes empotradas en las paredes y camufladas con tapas de luz o falsos enchufes.

Las líderes de la red de narcomenudeo, dos mujeres de nacionalidad peruana, fueron trasladadas a dependencias de la Alcaídia de la Comuna 4, por infracciones a la Ley de Drogas.