La falta de diálogo de la administración de Larreta tiene dos caras, por un lado tenemos las obras y futuros proyectos que vemos venir, que por lo general los presupuestos mas altos son destinados a los barrios de mayor poder adquisitivo como pueden ser Colegiales, Recoleta, Palermo entre otros. Y por otro lado tiene una gestión irresponsable en la ciudad, con una falta de presupuesto en la salud y la educación dejándolas morir lentamente en un sistema burocrático poco competente.

La administración de Horacio comprende una política de dialogo escaso y cuando se trata de abrir una mesta de dialogo con los estudiantes ni siquiera hay respuesta. Toda representación alcanza su máxima vitalidad cuando más intensamente aguarda su transformación en realidad. Con la realización, a la vez es aniquilada. El diálogo es aniquilado.

La movilización comenzó a las 17; se manifiestaron frente al Ministerio de Educación porteño. La marcha comenzó alrededor de las 17. Los manifestantes salieron desde la sede del Ministerio de Educación de la Nación, en el Palacio Pizzurno, hacia su par porteño, ubicado en Paseo Colón 255. Miles de estudiantes secundarios requirieron a la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, la postergación de la ejecución de la Escuela del Futuro y que “dé a conocer” el contenido del proyecto a la comunidad educativa, en un acto frente al Ministerio, en Paseo Colón 255, del que participaron los gremios docentes.

Como siempre en las marchas del movimiento estudiantil podemos ver como la juventud se pinta de protagonismo y sale a la calle a reclamar lo que es suyo, lo que es de otros y lo que será. Enorgullece ver estudiantes de ultimo año luchar por algo que no vivirán pero que los interpela. Porque entienden que para salir adelante a nivel país primero hay que educar.

“Estamos de acuerdo con que se necesita una reforma educativa, pero que aporte calidad y no que nos la quite”, afirmó el estudiante y consideró que “así como yo no puedo decir que todos los estudiantes de la Ciudad están de acuerdo o en desacuerdo con las tomas, (el jefe de gobierno porteño, Horacio) Rodríguez Larreta no puede decir que todos los porteños están de acuerdo con esta reforma”.

La reforma educativa que el Gobierno de la Ciudad pretende comenzar a implementar a partir del año próximo en 20 escuelas desató hace un mes un conflicto por el que fueron tomados unos 30 establecimientos.

“Hacemos asambleas todos los días acordes a las reuniones con la ministra y, la verdad, se jactan de tener mucho diálogo pero no lo tienen, así que hasta ahora decidimos seguir con la toma en forma indefinida hasta que nos aseguren de que van a prorrogar el proyecto que sólo garantiza que los estudiantes estemos precarizados y trabajemos en forma gratuita”, dijo a Ariadna, del Centro de Estudiantes Fernando Fader.

La joven consideró que “la medida (de la toma) es acorde a la gravedad del proyecto que quieren implementar y por las características de esta reforma”.

Los estudiantes comprenden que la medida de toma no es algo que festejar, hacer recesos de cursada no es algo grato para aquellos que defienden la educación, pero a lo largo de los años fue la única manera de interpelar al gobierno y conseguir reivindicaciones.

“Esta reforma es un paso absolutamente grave en el avance para la privatización del sistema educativo, que lleva a crear una escuela para ricos y otra escuela para pobres”, expresó Jorge Adaro, secretario general de la Asociación de Enseñanza Media y Superior (Ademys).