«No se inunda más». Se inundó la Ciudad y el gobierno de CABA ausente

El reciente temporal en la Ciudad de Buenos Aires ha dejado un rastro de caos y tragedia, con calles inundadas, cortes de luz y un trágico derrumbe en el barrio de Caballito.

Según datos oficiales, en apenas una hora cayeron 60 milímetros de lluvia, lo que provocó innumerables inconvenientes en varios barrios porteños. Entre los más afectados se encuentran Palermo, Barracas, La Boca, Caballito y Belgrano, donde las vías públicas quedaron anegadas, dificultando el tránsito tanto de vehículos como de peatones.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió alertas sobre las tormentas que azotaron la región del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), advirtiendo sobre su lento desplazamiento hacia el Río de la Plata y Uruguay.

La situación se agravó con cortes de energía eléctrica, dejando a más de 90.000 usuarios sin luz en la Ciudad y el conurbano bonaerense, según reportes de Edesur y Edenor al Entre Nacional de Regulación de la Electricidad (ENRE).

Sin embargo, la tragedia alcanzó su punto más doloroso con el derrumbe de una obra en construcción en Caballito. Una mujer perdió la vida en el incidente, mientras que ocho obreros quedaron atrapados pero afortunadamente sin lesiones graves. Los equipos de rescate de bomberos continúan buscando posibles víctimas entre los escombros, en un esfuerzo por garantizar la seguridad de la zona.

Por otro lado, el transporte público también se vio afectado por las condiciones climáticas adversas. Las líneas A, E y H del subterráneo porteño tuvieron que interrumpir sus servicios, mientras que la línea B operó de manera limitada entre las estaciones Juan Manuel de Rosas y Dorrego. Esta situación generó complicaciones adicionales para los ciudadanos que intentaban movilizarse por la ciudad.

A pesar de estos contratiempos, los servicios de trenes del área metropolitana no reportaron inconvenientes significativos, según lo informado por Ferrocarriles Argentinos.

En resumen, la tormenta ha dejado una estela de desafíos y tragedias en Buenos Aires, destacando la necesidad de medidas de prevención y respuesta efectivas frente a eventos climáticos extremos en el futuro.