Cultura, Gourmet, País

Argentina y sus pastas, pequeña italia

Argentina está sexto en un ranking global. Se come por año en el país 9,1 kilos de pasta por año, por tradición y costos. Spaguettis y tallarines, los favoritos. Es el legado de inmigrantes de Italia, que lidera la medición con 24,9 kilos per cápita por año.

La pasta es un conjunto de alimentos preparados con una masa cuyo ingrediente básico es la harina,mezclada con agua, y a la cual se puede añadir sal, huevo u otros ingredientes, conformando un producto que generalmente se cuece en agua hirviendo.

Aunque cualquier harina sirve para este propósito, en Oriente son habituales la harina de alforfón (Fagopyrum esculentum) o de arroz (Oryza sativa), mientras que la mayor parte de las recetas occidentales siguen la tradición italiana (por ejemplo, la tradición de pasta emiliana, pasta de Campania, pasta de Liguria, etc.), por lo tanto emplean harina de trigo candeal (Triticum durum).

También pueden añadirse otros ingredientes de manera opcional:

Huevo: le otorga consistencia y hace de la pasta un alimento más nutritivo.
Verduras u hortalizas: aportan vitaminas y minerales, además de color.
Suplementos de proteínas: soja, leche, etc. Son las denominadas pastas fortificadas.
Suplementos de vitaminas y minerales: Son las pastas llamadas enriquecidas.

Por tradición, por precio y por el alto nivel de producción local, Argentina es uno de los grandes consumidores mundiales de pastas. Ocupa el sexto puesto ya que cada persona come 9,1 kilos por año. La lista la encabeza Italia, con 24,9 kilos consumidos por habitante.

ARGENTINA
Con respecto a la producción de pasta en Argentina, al igual que lo que sucedió en Brasil o Estados Unidos, los inmigrantes italianos comenzaron lentamente a progresar, y a acumular pequeñas cantidades de capital con el que emprendieron distintos tipos de negocios. Surgió así la oportunidad para implementar ciertas técnicas de producción a pequeña y mediana escala a fin de comenzar a abastecer los mercados de proximidad.

Desde allí, y hasta los primeros años del siglo XX se produjeron mejoras notables en las técnicas de producción que incluyeron la incorporación de fuerza motriz, túneles de secado, rodillo mecánico y moldes para cortar la pasta en distintos formatos, hasta llegar al sistema de producción continuo en 1917 basándose en las técnicas italianas.

En Latinoamérica, Argentina ostenta el segundo lugar como mayor fabricante de pasta, superando a México y solo detrás de Brasil, también según el informe del cual se desprende que el país es un gran consumidor y productor, al contrario de otros que muestran un alto nivel de producción pero que la destinan al mercado internacional y no al doméstico. Es el caso de Estados Unidos, segundo en el ranking de producción con 2 millones de toneladas anuales, que ni siquiera aparece en el top five de los grandes consumidores mundiales.



:-)