El veganismo es una conducta cada vez mas aceptada a nivel global, en nuestro país también crecen los indices de veganos y veganas, pero siendo Argentina un productor de carne vacuna de alta calidad por costumbre se consume mucha carne.
Ahora bien en la capital podemos encontrar variadas ofertas de comida vegana, pero en nuestro barrio de Colegiales no hay demasiadas alternativas para comer sin productos provenientes de animales, de hecho podemos encontrar muy pocos restaurantes con estas características y a su vez no todos los lugares no veganos tienen opciones de este tipo de opción.

Ahora bien para entender el planteo debemos entender por qué y de donde nace la idea explicita de veganismo.

El veganismo​ es un estilo de vida que repudia el uso de productos y servicios que provengan de animales, sea para alimentos, vestimenta, medicamentos, cosméticos, transporte, experimentación, ayuda en el trabajo o entretenimiento. A quien practica el veganismo se le llama vegano o vegana, es una realidad que el maltrato animal es una costumbre que poco a poco se esta combatiendo, la industria de carne vacuna o de cerdo por ejemplo tienen tratos para con los animales mas que violentos y aberrantes y por su parte hacen mucho daño al clima ya que emiten un alto contenido de gas butano en la atmosfera siendo uno de los mayores contaminantes de la industria.

El término «veganismo» fue acuñado en 1944 por Donald Watson, con el objetivo de diferenciarlo del vegetarianismo que, a nivel de nutrición, acepta que sus practicantes consuman alimentos de origen animal siempre que no impliquen sacrificio. Más tarde aparecieron otras definiciones. En español, el término se define, según el DRAE como «la actitud consistente en rechazar alimentos o artículos de consumo de origen animal».​

Los motivos que llevan al veganismo se fundamentan en argumentos éticos, medioambientales y de salud. Sin embargo, no existe consenso científico de que una dieta vegana sea más saludable que otras dietas bien estructuradas, pero en estadísticas la gran mayoría de los veganos y veganas hablan de una mejoría en su calidad de vida.

Varias de las ventajas de la dieta vegana:

Al no consumir grasas animal ni colesterol, hay menos probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Previene el cáncer de colon, mama, estómago, próstata y pulmón.
Ayuda a controlar el peso.

Alarga la vida y protege el sistema inmunológico.

Con el mayor consumo de fibra, se purifica el cuerpo de forma natural.
Más energía a lo largo del día.

Dolores menstruales menos intensos.

El problema del veganismo surge cuando la eliminación de nutrientes que habitualmente se comen en productos de origen animal no se compensa con una alimentación correcta, es por esto que se recomienda consultar a un profesional en nutrición.