En el cierre del año judicial 2018, el juzgado que encabeza María Lorena Tula del Moral informó pormenorizadamente los resultados de la tarea desarrollada.

Se registraron 316 audiencias, tratándose de un año donde los días laborables sumaron 246, podemos hablar de 1,28 audiencias diarias. Las que fueron motivadas por contravenciones, totalizaron 213 (67,41 por ciento); mientras que 62 (19,62 por ciento) respondieron a delitos penales, y 41 (12,97 por ciento) de ellas, a analizar faltas. Respecto al género de los imputados, mientras 241 (80,87 por ciento) audiencias fueron protagonizadas por personas de sexo masculino, sólo 57 (19,12 por ciento) fueron por mujeres.

Entre las causas penales -más frecuentes- encabeza la lista amenazas, con el 32,39 por ciento; le sigue incumplimiento de los deberes de asistencia familiar con el 18,31 por ciento; y daños con 12,68 por ciento. Las personas imputadas de género masculino, en lo penal constituyeron el 83,87 por ciento; mientras que las mujeres, el restante 16,13 por ciento.

Los datos proporcionados por el juzgado n.° 13 corroboran lo que días pasados publicamos, amenazas (art. 149 bis) es el delito penal más frecuente, también en 2018. Tal como lo difundiéramos en el informe anual 2017, basado en los datos producidos por la Oficina de Estadísticas del Consejo de la Magistratura porteño.

“La publicación de datos de gestión del juzgado responde al compromiso que asumimos en materia de rendición de cuentas, y también -internamente- nos impulsa a mejorar nuestro trabajo”, relató la magistrada.

En lo que refiere a las infracciones contravencionales, el 58,8 por ciento correspondió a conducir con mayor cantidad de alcohol en sangre que el permitido o bajo los efectos de estupefacientes; le siguió, violación de clausura con 15,15 por ciento; y hostigamiento con 11,52 por ciento.

“En primer lugar, transparentamos nuestra labor diaria mostrando a la ciudadanía qué hacemos en el tiempo en que ejercemos la función pública. Para ello, además de los gráficos se encuentran disponibles las bases de datos, a través de los cuales los ciudadanos interesados podrán consultar los datos de su interés o elaborar sus propias conclusiones”, amplió la titular del juzgado n.° 13.

Se sumó además, la información en torno a las nacionalidades de la personas imputadas. El 87,92 por ciento de las mismas fueron argentinas. El resto, se repartió entre personas oriundas de Perú, China, Colombia, Paraguay, Venezuela, Bolivia, República Dominicana, Senegal, Uruguay, y Francia.

En total, el juzgado de primera instancia dedicó 4013 minutos al desarrollo de audiencias, con un retraso que alcanzó los 12 minutos en promedio. En el 34,84 por ciento de los casos, esas demoras se debieron a las llegadas “tarde” de los propios imputados.

Por último, María Lorena Tula del Moral aseguró que “el procesamiento y análisis de esos datos, entre todo el equipo del juzgado, demostró ser un insumo invaluable para advertir las prácticas cotidianas que podemos cambiar para corregir; desde la forma de fijar una audiencia o notificarla, hasta replantearnos cómo comunicarnos con cada persona que participa de un proceso judicial en el juzgado 13″