Cada vez estamos mas cerca del 2018 y en Colegiales Noticias te presentamos los 10 títulos más destacados del 2017. Acción, tiros, innovación y algunos clásicos se destacan entre la gran cantidad de juegos que vieron la luz este año.

Puesto N° 10: Prey

La premisa argumental de Prey es de las que ponen los dientes largos a los aficionados del género fantástico. En esta ocasión nos transportamos a un futuro alternativo en el que la humanidad ha llevado la exploración espacial mucho más lejos de lo que conocemos, en el que el presidente John F. Kennedy no fue asesinado y en el que Estados Unidos y la Unión Soviética unieron fueras para hacer frente a un ataque alienígena.

Los responsables del genial Dishonored son especialistas a la hora de crear ambientes que se salen de lo común, pero también cuando se trata de ofrecer total libertad para afrontar sus juegos, algo que sin duda es el verdadero punto fuerte de Prey. Cada situación puede resolverse de infinidad de maneras, una fórmula que alcanza un nuevo nivel de refinamiento en esta inmersiva aventura.

Puesto Nº 9: Assasins Creed Origins

Tras dos años de descanso, Montreal vuelve con la que es, sin duda alguna, una de las mejores entregas de la saga, no solo por su excelente ambientación (marca de la casa), sino por la revolución que realiza en la base jugable, a un nivel que no se había visto desde Assassin’s Creed II.

Ciertamente, lo que los fans de la saga estaban pidiendo. Sin ser una revolución que cambie por completo los sistemas de juego a los que nos tiene acostumbrados Ubisoft. Tras dos años de descanso, Montreal vuelve con la que es, sin duda alguna, una de las mejores entregas de la saga, no solo por su excelente ambientación en el mayor esplendor egipcio, sino por la revolución que realiza en la base jugable, a un nivel que no se había visto desde hace tiempo.

Puesto N° 8: Hellblade: Senua’s Sacrifice

Ha sido una de las grande sorpresas del año 2017 y merece estar en esta lista por tres grandes razones que os vamos a resumir a continuación.

La primera es el argumento y la técnica narrativa, simplemente perfectos. La segunda es el apartado técnico (donde destacan las animaciones faciales) que raya a un gran nivel a pesar de su enfoque excesivamente lineal.

El tercero es que a pesar de esa linealidad ofrece una experiencia única que todo el mundo debería disfrutar.

Esta producción independiente alrededor de una temática tan poco habitual como son los trastornos mentales. Hellblade: Senua’s Sacrifice sigue los pasos de Senua en su viaje por salvar a su amado caído en batalla. Para hacerlo recorre un mundo tétrico, inspirado en las mitologías celta y nórdica, y en el que la realidad y el sueño se entremezclan hasta confundir al jugador.

Sus creadores, el estudio británico Ninja Theory, quiso demostrar que era posible dar forma a un juego con los valores de una gran producción, pero de forma independiente y, lo cierto, es que han logrado su objetivo. Hellblade ha conseguido pasarle la mano por la cara a muchos otros juegos más convencionales gracias a sus originales ideas y sus soluciones narrativas.

Puesto N° 7: Horizon Zero Dawn

Desde su lanzamiento, a principio de año, este juego demostró portar lo necesario como para posicionarse entre lo mejor de lo mejor, presentándonos una aventura ambientada en un mundo abierto postapocalíptico que fácilmente te atrapa de principio a fin por su ambientación, su argumento o simplemente por su jugabilidad en general con esos combates tan emocionantes contra las máquinas.

Una nueva demostración de talento de los chicos de Guerrilla Games y una de las mejores exclusivas de PS4.

Todo en este título es sobresaliente, desde el apartado técnico hasta la jugabilidad y la historia. Es importante destacar que su calidad gráfica es de lo mejor que hemos visto no sólo en PS4 sino también en los títulos de nueva generación lanzados hasta el momento.

Si todavía no tienes una PS4 y sigues buscando «argumentos» para hacerte con una Horizon Zero Dawn es uno de los mejores.

Puesto Nº 6: NieR: Automata

Acción, plataformas, exploración y elementos de rol se entremezclan en la continuación de esta serie de videojuegos de culto. Lo último del equipo japonés PlatinumGames ha conseguido hacerse un hueco entre los mejores del año gracias a la tremenda personalidad de su propuesta. Una en la que cabe un sistema de combates profundo —aunque no a la altura de tótems como Bayonetta Vanquish— y también una historia original alrededor de un tema tan manido como el fin de la humanidad.

El gran secreto de NieR: Automata se encuentra, probablemente, en su rejugabilidad, y no ya por el hecho de descubrir sus múltiples finales, sino por la variedad y el buen hacer de sus mecánicas. Si a todo se le suma una de las mejores bandas sonoras del año y una dirección de arte sobresaliente, el resultado es un juego que quizá no sea para todos los públicos, pero que encandilará a quienes busquen la autenticidad de una propuesta con mucha personalidad.

Nier: Automata ofrece una historia muy cuidada y bien planteada, personajes carismáticos, se deja jugar de maravilla y tiene una banda sonora de diez.

Puesto Nº 5: Super Mario Odissey

Nintendo Switch se ha coronado como una máquina impresionante en sus primeros diez meses de vida. Al éxito de The Legend of Zelda: Breath of the Wild se suma este. En este caso han sabido coger cosas de Super Mario 64 y Super Mario Sunshine. Se ha apostado por ofrecer niveles muy amplios, un montón de lunas (en lugar de estrellas) a recoger y se han creado mil y un maneras de interactuar con escenarios.

Pero lo que más nos ha sorprendido, aunque no debería a estas alturas, es lo intuitivo que es el juego en todo momento. Nos dará la impresión de que somos unos jugones impresionantes y de que hasta “engañamos” a los creadores con nuestros trucos, cuando en realidad lo que estamos haciendo es justo lo que querían. Una verdadera obra maestra y un ejemplo de la genialidad que a veces sacan a relucir los desarrolladores.

Puesto N° 4: Cuphead

Cuando hace casi cuatro años La Vanguardia se hacía eco de la existencia de Cuphead, pocos hubiesen pensado entonces que aquel prometedor videojuego acabaría generando tal revuelo. Este título de acción y plataformas cuya estética rinde homenaje a los dibujos animados de los años treinta ha sido uno de los indiscutibles de 2017.

Cuphead es una obra que entra por los ojos gracias al extraordinario trabajo visual que hay detrás de cada una sus imágenes. Es inevitable no sorprenderse ante el titánico trabajo que el pequeño canadiense Studio MDHR ha llevado a cabo para convertir los dibujos animados de principios del siglo pasado en el imaginario visual de un juego difícil como pocos, pero tan apabullante en su presentación visual y sonora que sabe recompensar cada vida perdida.

Puesto N° 3: Resident Evil 7 Biohazard.

Para el innegable Top 3. Con esta nueva edición de la saga, Capcom quiso regresar a las raíces de su saga con un verdadero survival horror que tiene, además, un muy atractivo toque de acción. Si bien hubo muchas criticas respecto a la perspectiva en primera persona, posiblemente sea un indicio de que ese sea el camino a tomar para los próximos estrenos de la saga.

Resident Evil 7 es puro terror en primera persona. Este nuevo capítulo ha sorprendido por abandonar la tradicional perspectiva en tercera persona para ofrecer una aventura que se juega desde el punto de vista del protagonista, un cambio que también se aprovecha de la realidad virtual para convertirse en una pesadilla totalmente inmersiva.

La exploración, la resolución de puzles y, sobre todo, la supervivencia, vuelven a ser el sota, caballo y rey de un juego que abandona la acción explosiva de las últimas entregas. El concepto de survival horror que Resident Evil popularizó —que no inventó— vuelve a marcar el tono. De nuevo, volveremos a pasarlas canutas cada vez que tengamos que cruzar una puerta.

Puesto N° 2: Wolfenstein II: The New Colossus

La gente de Machine Games sabe perfectamente lo que se hace y así lo demuestra con es tamaño título. La nueva entrega, masacra nazis a toda velocidad y con una calidad gráfica realmente impresionantes. Las dos entregas anteriores fueron una maravilla, y esta secuela vuelve a proponernos una ración de acción extrema envuelta de una apasionante historia. Quien diga que las segundas partes nunca son buenas es porque aún no jugó “Wolfenstein II: The New Colossus”.

Wolfenstein es uno de los nombres irreverentes del videojuego y este 2017 ha vuelto con las pilas cargadas. Este juego de acción en primera persona nos sitúa en un 1961 alternativo, uno en el que el ejército nazi acabó ganando la Segunda Guerra Mundial y que nos llevará a recorrer escenarios tan conocidos como Roswell, Nuevo México, Nueva Orleans o una Manhattan postnuclear.

Un apartado visual muy cuidado, un guion lleno de chascarrillos que no desentonarían en un blockbuster de acción y toda la violencia marca de la casa. Wolfenstein 2: The New Colossus es una representación hiperpotenciada de los videojuegos juegos de acción de la vieja escuela, pero también una reivindicación de las casi extintas campañas para un jugador.

Puesto Nº 1: The Legend of Zelda: Breath of the wild

Zelda, siempre Zelda. La nueva edición propuso logró ser la mejor presentación de la saga. Por jugabilidad, por calidad visual, por su banda sonara, y sobre todo por la infinidad de posibilidades que ofrece para que los seguidores de la franquicia deban invertir más de 100 horas de juego para poder culminarlo.

La elección menos original de la lista, pero también la más segura de todas. La última aventura de esta venerada serie de juegos de aventuras de Nintendo es para muchos, incluido un servidor, el mejor videojuego de 2017. Después de años en desarrollo se le esperaba con ganas, pero nadie era capaz de prever el impacto que provocaría.

¿El secreto de su éxito? Dejar la máxima libertad al jugador, ofrecer un mundo que parece absolutamente vivo y poner el acento en la curiosidad y la exploración. “The Legend of Zelda: Breath of the Wild” es el nuevo referente en cuanto a juegos de mundo abierto y será un juego recordado por mucho tiempo. En la reciente ceremonia de los Game Awards ya se alzó como Mejor Juego del año. Pocos lo discutieron.