Los ingredientes necesarios para una nevada

Los ingredientes necesarios para una nevada incluyen aire frío tanto en la superficie como en las capas altas de la atmósfera, humedad atmosférica adecuada y precipitación en forma de nieve, donde las nubes deben mantener una temperatura lo suficientemente baja para que los cristales de hielo alcancen el suelo sin derretirse.

Por qué no es común la nieve en Buenos Aires se debe en gran medida a su ubicación geográfica. La ciudad se sitúa en una latitud subtropical, lo que significa que recibe abundante radiación solar a lo largo del año. Además, la influencia del Océano Atlántico actúa como un regulador de temperatura, dificultando la llegada de masas de aire frío extremo.

La última nevada registrada en Buenos Aires ocurrió en 2007, cuando una masa de aire polar proveniente de la Antártida desencadenó una nevada histórica que cubrió la ciudad con un manto blanco de hasta 25 centímetros de espesor.

Mientras tanto, los habitantes de Buenos Aires pueden disfrutar de los fríos inviernos y mantener la esperanza de presenciar nuevamente este fenómeno natural en sus calles.