Barrio, Colegiales, Comuna 13, Periodismo Barrial, Plazas

Plaza San Miguel de Garicoits en Colegiales y su historia

Historia de la plaza

  • La Plaza fue construida en 1981 sobre una superficie de 12.600 metros cuadrados, entre la Avenida Álvarez Thomas, Virrey Arredondo, Delgado y Virrey Loreto, en Colegiales. En estas tierras se encontraba antiguamente la estación de Tranvías Álvarez Thomas, que luego fue asignada a Trolebuses. Posteriormente, la estación fue desactivada y demolida y hoy en día ese predio es ocupado por la Plaza San Miguel de Garicoits. El nombre de la plaza conmemora la memoria del Padre Miguel Garicoits, bajo el pontificado del Papa Pío XII.
  • La Plaza San Miguel de Garicoits tiene las fuentes más caudalosas de la ciudad. Son tan grandes que entre los vecinos del barrio son conocidas como «las represas». Sin embargo, estuvieron secas durante 20 años, hasta que en 1999 la plaza volvió a recobrar su característico esplendor cuando se volvieron a llenar las fuentes y se repararon las luces y los sistemas de bombas que eyectan el agua a distintas direcciones. Así, la plaza ha ido recobrando su protagonismo en el barrio.
  • Un tiempo después, el 25 de octubre de 2007 para ser más exactos, se reinauguro la plaza en otra “obra de espacios verdes”, ya que poseía una infraestructura típica de la dictadura, que genero espacios públicos acordes a su sistema de pensamiento: “Quitando el verde y haciendo predominar el cemento”. Luego de la refacción se logro recuperar los espacios verdes y recobró su belleza.
  • La plaza además cuenta con sector de juegos para niños, bancos, glorieta y mesas de cemento para la practica de ajedrez.

En definitiva una de las plazas mas hermosas de Colegiales, ubicada en Av. Álvarez Thomas 1231 es un espacio que esta cerca de los limites del barrio, pero que los vecinos la utilizan a menudo debido a la comodidad tamaño y sus fuentes.

Bien cerca de ahí tenemos distintas alternativas para el post plaza.

Entre ellos están los restaurantes:

  • La Mezzetta
  • La prometida
  • Don Hugo
  • Positano
  • Parrilla La Esquina del Virrey
  • The Oldest

entre otros.

Sobre Garicoits

  • Miguel nació el 15 de Abril de 1797 en la aldea de Ibarre, diócesis de Bayona (Francia), de padres campesinos, humildes pero de gran fe y cristiana piedad.
    Desde niño sintió el llamado al sacerdocio, pero como su familia careciera de recursos para costearles los estudios, debió trabajar como criado hasta los 15 años. Entretanto obtuvo el ansiado favor de hacer su primera comunión.
    Evidenciaba ya tanta cordura y sensatez que sus amos lo llamaron «el doctorcito». Paso luego a la casa parroquial de Saint Palais y de allí al palacio episcopal de Bayona en calidad de alumno y mucamo a la vez, lo que no le impidió colocarse a la cabeza de su clase.

    Terminados sus estudios secundarios, entró en el seminario de Dax donde sobresalió en ciencia y piedad al extremo de ser llamado «otro San Luis Gonzaga» por sus maestros y discípulos.
    El 20 de Diciembre de 1823, Miguel Garicoits fue ordenado sacerdote y enviado al pueblo de Cambó como auxiliar del párroco muy enfermo y mayor de edad. Con su celo apostólico renovó admirablemente la vida espiritual de la feligresía y promovió la comunión frecuente y el culto al Sagrado Corazón.
    Tres años después, el Obispo de Bayona lo nombró profesor de filosofía y administrador del Seminario Mayor de la diócesis, establecido en Betharram, junto a un renombrado santuario de la Virgen y al pie de una colina que ostenta un monumental calvario.
    Miguel desempeñó sus funciones con tanto acierto que fue nombrado Director en 1813.

    Al trasladarse a Bayona el Seminario de Betharram el P. Garicoits permaneció como capellán del santuario lugar de peregrinación muy concurrido. Fue entonces cundo la Virgen le inspiró la fundación de un Instituto religioso de Sacerdotes, basados en la modestia, el desprendimiento y la obediencia para dedicarse a las misiones y a la enseñanza.
    Fue aprobado y confirmado en sus proyectos por el Obispo de Bayona y en Octubre de 1835 echó las bases de su obra con otros cinco sacerdotes que lo eligieron como superior.
    En 1841, la obra recibió su nombre definitivo «Instituto de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram» cuyos primeros misioneros recorrieron con santo celo las poblaciones de Gascoña, Vasconia y el Bearn.
    El P. Garicoits, contando ya con un personal selecto, abrió en Betharram, Mauleón, Ortez y Oloron varios colegios de enseñanza primaria y luego secundario que figuraron entre los mejores de la región. Consolidada por el fervor y la abnegación de sus primeros miembros, la congregación pudo extenderse fuera de su diócesis de origen, Bayona, (de donde proviene el nombre de Bayoneses).

    A mediados del siglo pasado fue ampliamente propiciada la inmigración europea a las márgenes del Plata. Allí se dirigieron millares de vascos y bearneses que tomaron su parte en el desarrollo y el progreso del país. Pero esa corriente migratoria amenazaba detenerse si no se atendía a las necesidades religiosas de la misma con misioneros de su raza, lengua y nación.
    Por tal razón y merced al entendimiento entre el gobierno de la ciudad de Buenos Aires y Monseñor Escalada Obispo de Bayona, el P. Garicoits recibió la propuesta de enviar a la Argentina un núcleo de sus religiosos. Aceptó en el acto y estuvo a punto de embarcarse el mismo, pero el Obispo se opuso y el P. Diego Barbé fue designado superior de la modesta misión Betharramita que, embarcada en Bayona el 30 de Agosto, día de Santa Rosa, llegó a Buenos Aires el 4 de Noviembre de 1856.
    Entre sus miembros figuraba el ya mencionado P. barbé, fundador del colegio San José de Buenos Aires, el P. Juan B. Harbustán fundador de la casa de Montevideo (1861), el P. Pedro Sardoy, superior de la Iglesia de San Juan (Alsina y Piedras), otros dos Padres, dos coadjutores y el estudiante Juan Magendie (1835-1925) destinado a dirigir durante unos 40 años la obra betharramita en América y abrir las casas de Rosario (1899), La Plata (1902) Asunción (Paraguay)(1904).

    Falleció el 14 de Mayo de 1863, a las tres de la mañana hora en la que iniciaba sus actividades con la oración.
    Era el día de la ascensión.
    Muchas personas lo han visto elevado a dos palmos del suelo durante la misa y circundado de resplandor celestial. Leía en el secreto de los corazones y en los arcanos del porvenir.
    Esas instituciones sobrenaturales hicieron que se le llamase comúnmente «EL HOMBRE DE DIOS», «EL SANTO DE BETHARRAM».
    Para la canonización se requieren dos nuevos milagros posteriores a la beatificación. Esa santa exigencia ha dado ocasión a San Miguel para poner en evidencia su predilección por América, y en especial por los argentinos : los dos prodigios requeridos para su canonización son dos milagros argentinos, ocurridos en La Plata, y a la luz del cielo establecen un vínculo eterno entre Argentina y Betharra

No se admiten más comentarios

Tema creado por Anders Norén